Magnesio: el alivio a muchas afecciones

Mucho se ha hablado recientemente del magnesio. Se ha estimado que un alto porcentaje de personas tiene deficiencia de este importante mineral y desconocen sus múltiples consecuencias en la salud ya que, al igual que la vitamina D, el magnesio cumple tantas funciones en nuestro organismo que son difíciles de unir.

Beneficios del magnesio

Debemos cuidar nuestros niveles de magnesio ya que al mantenerlos estables logramos reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, contracturas musculares, diabetes e hipertensión arterial.

Efecto antiestrés: Es un tranquilizante natural que interviene en las transmisiones nerviosas y mantiene activas las neuronas, lo cual influye directamente en la producción de serotonina, hormona que levanta el ánimo.

Full energía: Es necesario en los procesos metabólicos que permiten la obtención de energía y da mayor fuerza muscular.

Fortalecimiento de huesos y dientes: Ayuda a la fijación de calcio y fósforo en los huesos y dientes, lo cual hace que se mantengan sanos y fuertes. Al consumirlo en las cantidades recomendadas se previene la osteoporosis y las caries.

Cuidado del riñón: El equilibrio entre el calcio y el magnesio es esencial para la vida. El magnesio moviliza al calcio y es capaz de destruir los cálculos renales y hacer que tengas en perfecto estado los riñones.

Dolores menstruales: Favorece el equilibrio hormonal y es capaz de prevenir y disminuir los dolores menstruales.

Alivia el estreñimiento: Depura el organismo; al actuar como un laxante suave es capaz de arrastrar las toxinas presentes en nuestros intestinos favoreciendo su evacuación.

Previene enfermedades cardiovasculares: Relaja el músculo cardiaco y previene arritmias, además de cumplir un importante papel en muchas de las reacciones que ocurren en el corazón.

Buenas digestiones: El ion magnesio forma parte de la saliva, solución acuosa que tiene entre otras funciones la lubricación del alimento y el comienzo de su digestión. Controla los ácidos estomacales favoreciendo la digestión.

Relajación muscular: Influye directamente en la relajación muscular, evita calambres, agotamiento y lesiones. Bajo nivel de potasio aumenta la acumulación de ácido láctico incrementando los dolores, la rigidez y las contracturas musculares.

Reduce la presión arterial: Es un electrolito esencial en el mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales, de esta manera desempeña un papel primordial en el mantenimiento de una presión arterial adecuada.

Contra el insomnio: La melatonina es una hormona que se encarga de la regulación del sueño. Las deficiencias de magnesio, al influir sobre esta hormona, provocan la aparición de trastornos del sueño.

Previene la diabetes: Posibilita el control de los niveles de azúcar en sangre. Mediante el aumento de la liberación de insulina, esta sustancia permite la incorporación de azúcares en las células, disminuyendo su concentración en la sangre.

Magnesio el alivio a muchas afecciones

¿Como sabemos si tenemos deficiencia de magnesio?

Muchos alimentos contienen magnesio, pero es bastante frecuente que existan deficiencias por la mala alimentación, por ciertos medicamentos, por consumo de cafeína, por ingesta ligera de alcohol, por vida sedentaria o por los niveles de estrés que vivimos causando su eliminación a través de la orina. La mayoría de las personas no tiene idea de que sufren déficit de magnesio, pero podríamos saberlo si tenemos más de uno de estos síntomas causados por los malos hábitos:

Calambres o espasmos musculares: todos sabemos lo desagradable que son y si eres deficiente, tus músculos se contraerán involuntariamente.

Antojo desesperado por los chocolates: una buena noticia es que el chocolate negro al 75% es rico en magnesio y ese intenso antojo por comerlo es otra de las señales de deficiencia.

Problemas con el sueño: la carencia de magnesio causa insomnio. Todo ello porque los niveles de magnesio caen por la noche.

Ansiedad: Si nos falta magnesio, el sistema nervioso central se ve afectado.

Estreñimiento: cuando hay déficit de magnesio, los intestinos se contraen más, complicando el flujo de los restos sólidos.

¿Se puede redicir la carencia de magnesio?

Agreguemos a nuestra dieta alimentos ricos en magnesio, como el aguacate, vegetales de hojas verdes y frutos secos, entre otros. Debemos dejar de comer alimentos que nos quiten los nutrientes como las harinas blancas y el azúcar.

Si hablamos de suplementos del magnesio, la dosis recomendada puede variar de seis a nueve comprimidos diarios repartidos en las comidas para dar un total aproximado de 180 a 500 miligramos.

Debemos cuidar nuestros niveles de magnesio, ya que sus beneficios para la salud son innegables.