Patricio Silva sueña con lo imposible para hacerlo posible

Con 20 años este venezolano emprendedor se convirtió en el único latinoamericano que obtuvo un reconocimiento en el Festival Internacional de Animación Juvenil patrocinado por The Walt Disney Studios.

Este venezolano pujante, apasionado del diseño y la animación y con muchas ganas de aprender es una referencia para muchos jóvenes y orgullo para Venezuela: a los 20 años de edad, Patricio Silva obtuvo el premio del “Favorito del Jurado” por su audiovisual Paper Plane en el Festival Internacional de Animación Juvenil (TAFI), patrocinado por The Walt Disney Studios.

Recientemente fue invitado a los Ángeles para asistir al The Creative Network (CTN EXPO) que se realiza todos los años en Burbank, California por los grandes estudios de animación en función de mostrar las nuevas películas y reclutar nuevos talentos y dar a conocer a artistas en el medio. Fueron tres días de exposición a los cuales asistió Patricio y lo invitaron a los estudios principales a ver los nuevos adelantos de lo que viene en el cine y televisión por parte de Walt Disney Animation. “De verdad una experiencia increíble, donde pude conocer y conectarme con muchísimas personas increíbles” comenta.

Este joven creativo egresó del Colegio Santa Rosa de Lima, en Caracas, comenzó sus estudios de Comunicación Social en la Universidad Monteávila y Diseño Gráfico en el Instituto de Diseño Darias, carreras que tuvo que suspender en el año 2017 para emprender nuevas oportunidades de estudio en Estados Unidos. Sin embargo, destaca que mucho de lo que ha aprendido en cuanto a animación lo ha hecho de manera autodidacta con tutoriales por Internet, pues nada lo detiene a la hora de prepararse. Desde pequeño ha sido muy soñador y creativo; ha inventado muchas historias y personajes a los que, poco a poco, ha querido darles vida y en eso se enfoca hoy.

La familia y Disney

Para cerrar el año, la venezolana presentó ante un grupo de clientes y amigos en Caracas su colección Otoño-Invierno 2017, cuya inspiración fue la moderna y elegante ciudad de Nueva York. Los colores que prevalecen en esta muestra son el rosa empolvado, el azul marino, el negro y el blanco; también se mostraron diseños Príncipe de Gales.

En los genes lleva la vena creadora: de su abuelo arquitecto, de su abuela artista plástica y de su mamá que es diseñadora de moda. La pasión por Disney le viene de su papá. “Gracias a él, tengo esa admiración por los estudios Disney y he heredado varios libros sobre técnicas y primeros años de la empresa… Él los compró antes de que yo naciera. Mi familia me ha desarrollado ese ojo creativo desde que era muy pequeño, lo cual considero como clave en mi crecimiento artístico porque siempre he valorado el arte como un medio de expresión desde cualquier ámbito que lo apliques. En mi caso es por el diseño y la animación”.

El joven también agradece a su hermana mayor, quien ha sido junto a su mamá y su esposo, sus primeros admiradores y los que han apoyado incondicionalmente todos sus proyectos. Patricio ha realizado piezas magistrales en las que aplica el dibujo y la tecnología para lograr la animación. Afirma que su fortaleza va más hacia el soporte digital, la creación de fondos, estilo y concepto de la animación e incluso el moldeado de animación 3D, que son algunas de las áreas en las que le gustaría enfocar su carrera.

Paper Plane, su hijo artístico

Para llegar al producto que cautivó al jurado del Festival Internacional Juvenil de Animación, Patricio creó tres versiones. Quedó satisfecho con la última propuesta de Paper Plane. “Fue una experiencia increíble e impensable… Sólo intentaba divertirme e ir dándoles vida a mis ideas. Nunca me esperaba tal reconocimiento de gente tan importante en el medio… mucho menos de aquellos a quienes admiro desde que comencé en todo esto”.

Este inquieto muchacho estudia, trabaja y tiene un día a día lleno de actividades. Por tantas ocupaciones siente que la realización de la pieza fue un poco lenta; además, la ejecutó solo. “Paper Plane ha sido como primer hijo en lo que refiere a animación. Me ocupó alrededor de 16 meses de producción para una pieza de sólo tres minutos. ¡Pero así es la animación! Requiere de mucha paciencia ya que se debe crear todo desde cero. No es como un cortometraje grabado con objetos reales”.

Entre risas, Patricio detalla que se trata de una historia inspirada en la realidad que lo rodea: “Arrancó por algo muy simple que creé con lo que sabía de animación y luego fui dándole distintos giros a la línea de narración del corto. Digo que fue la manera que aprendí sobre animación… cada elemento o efecto que le quería agregar al corto, buscaba cómo recrearlo y así iba aumentando mis habilidades en esto”.

Un reconocimiento inesperado

Patricio Silva fue el único latinoamericano en recibir un premio en la ceremonia que tuvo lugar en el Museo de Walt Disney, en la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos. Para él, todo lo que iba sucediendo era una grata sorpresa; desde quedar en el Festival e ir a San Francisco —lugar que de cierta manera lo ha inspirado— hasta recibir el reconocimiento especial “Staff Favorite”. .

“Cuando llegué allá, entre los nervios y la emoción, no lograba hallarme… Fue un reto personal, puesto que nunca había tenido la oportunidad de tratar con personas tan experimentadas en el área y mostrarles mi trabajo… y hablar con ellos en un idioma que no acostumbro, era abrumador. Pero contarles mi historia y que venía de Venezuela hizo que mi conversación con el jurado y con los artistas invitados fuera bastante fluida y enriquecedora. El premio que recibí fue uno de los últimos que dieron en la ceremonia. Yo estaba nominado en “Mejor cortometraje 3D”, y cuando no gané pensé que no iba a recibir algún otro. Cuando me anunciaron para el “Favorito del Jurado”, no sabía qué hacer… Si ir a recibirlo o quedarme sentado en shock (risas). Ha sido de las mejores experiencias en mi vida”.

El jurado lo conformaban miembros de Walt Disney Family Museum (institución educativa de los estudios Disney) y los artistas invitados David Pasquale, Peter Emmerich, Jordan Koch, Christopher Lam, Nakita Taranduke y Robb Denovan, quien dirigió la ceremonia de premiación y es director de animación de varias películas de Pixar.

Conociendo un poco de Patricio…

¿Pixar o Nickelodeon?

¡Pixar! Me encanta la manera en que fundaron una empresa creativa y la llevaron a un imperio.

¿¿Qué música te gusta?

Soy mucho de música indie, pero me gusta el rock venezolano, el pop y a veces me da por el rap y el reggaetón (placer culposo)… todo depende de mi estado de ánimo

¿Un empleo ideal para ti?

En animación, como artista conceptual o visual development. Si no, como creativo de mi propia empresa.

¿Cuál es tu próximo reto?

Muchas personas me preguntan eso, y piensan que ya me voy a ir a trabajar para Disney… (Risas) Aunque quisiera que pasara, todavía tengo muchas cosas por hacer y aprender para acercarme a eso. Durante este tiempo se me han ido abierto muchas puertas en varios medios artísticos, en su mayoría en Estados Unidos, a lo que decidí aventurarme a ellas, para próximamente continuar mis estudios, pero esta vez enfocados a la animación digital.

¿Qué estás creando ahora?

Estoy trabajando en varios proyectos junto con Walt Disney Family Museum, que me contactó por haber estado entre los ganadores del Festival. También inicié por mi cuenta un cortometraje con técnicas de animación que no estoy habituado a utilizar… Es un reto que me planteé y que pronto a través de mis redes sociales conocerán con mayor detalle.

Para finalizar, Patricio afirma que no debe haber imposibles sino posibles. “Quien me conoce sabe que muchos de mis proyectos son muy ambiciosos porque me gusta ver las cosas como algo posible, y no descanso hasta verlo hecho realidad”.