¿Y si tenemos la oficina en casa?

Esta es la pregunta que con más frecuencia nos hacemos en estos días, ya sea por economía, por tiempo o por compartir más con la familia. Lo cierto es que nos encontramos con la inquietud de poder crear dentro de nuestras casas espacios confortables para el trabajo.

A continuación les dejaré unos cuantos tips a seguir para lograr esa oficina ideal dentro de la comodidad del hogar:

Para quienes tienen poco espacio disponible, uno de los principales problemas es conseguir el lugar adecuado para ubicar la oficina. Algunas alternativas comunes: bajo las escaleras, la sala, un dormitorio, un pasillo o espacios compartidos donde el estilo de muebles elegidos y los colores utilizados se adapten a la decoración general del espacio.

Una alternativa es encontrar un pequeño rincón de la casa, por ejemplo: el vestidor. Los muebles en color blanco captan la luz que le hace falta a este ambiente que no tiene ventanas.

Cuando se vive en pareja y los dos laboran en casa, resulta provechoso y práctico crear una oficina compartida donde a cada área de trabajo le corresponda una ventana, aprovechando la zona del medio para incluir un gran librero y cajoneras para ambos lados. Cada quien en su espacio y a poca distancia.

Ya sea en un ambiente grande o pequeño, disponer de un lugar para trabajar en casa organizado y centralizado en un espacio será de gran ayuda para lograr concentración y motivación para conseguir nuestros objetivos.

La idea es crear un área y personalizarla, que sea de nuestro agrado y cómoda para trabajar. Con suficiente luz y decoración acorde a nuestro trabajo, hacer de ese espacio un lugar ideal para producir. Recuerda que con poco o mucho espacio se puede lograr.

Anímate a trabajar en casa sin mayor preocupación que no sea la de crear el espacio ideal y confortable.